Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

24 ago. 2015

30 DE AGOSTO DÍA DE LA BENEMÉRITA GUARDIA CIVIL DEL PERÚ.


Por el señor Coronel PNP don José Jose C. Valdivia

Desde hace más de 50 años, cuando tuve la enorme dicha y el gran honor de engrosar las filas de la "Guardia Civil del Perú", esa cantera forjadora de hombres íntegros en todo el sentido de la palabra valerosos y valiosos por su valentía y lealtad, y sobre todo, por ser hombres de Honor, con Honor y de bien, posteriormente reconocida de manera justiciera y meritoria como "Benemérita", y cada vez
que se aproxima el 30 de Agosto, su fecha de ayer, de hoy y por siempre histórica y tradicional de celebración Institucional, mi hoy debilitado y arrítmico corazón, se renueva y late con exactamente igual emocionada fuerza, similar a la que impulsaba mi sangre por todo mi torrente, cada vez que escuchaba las marciales notas de su Himno, así como cuando la entonaba y desfilaba a sus acordes. Era tal mi emoción, que mi orgullo de formar parte de esta hoy Gloriosa e Inmortal Institución Tutelar del Estado, iba acompañado casi siempre de un sentimiento controversial, ya que a pesar de estar feliz y sentirme alegre, muchas de las veces de mis ojos brotaban lágrimas de satisfacción y de agrado, por ser parte viviente de esa pléyade de Caballeros de la Ley, que motivó mi decisión personal a integrar sus filas. Inicié ésta mi remembranza diciendo, que los hombres que formaban y conformaban la Guardia Civil eran valientes, y es porque en mi concepto personal referido a la valentía, se debe a la valerosa actitud de sus integrantes, que es la expresión cabal de la Mística que tenía todo Guardia Civil, cuando de por medio existía un peligro y era necesario hasta el propio sacrificio de la vida, no dudaba en hacerlo a fin de velar por la tranquilidad pública y la defensa de los Valores Superiores que le fueron inculcados en su Centro de Formación, ejemplo legado hoy en día, a los que integran hoy la actual Policía Nacional del Perú.
Hoy, después del tiempo transcurrido, mis sentimientos y reconocimiento no han decaído ni un ápice a pesar de ser un testigo más, pero con voz, por el continuismo negativo de la demagogia gubernamental a través de sus diversos Ministros del Interior, que uno tras otro promete realizar mejoras sustanciales en el aspecto Logístico para el debido cumplimiento eficaz y eficiente de las Funciones Específicas del personal, así como de su debido confort a la que tiene derecho, y que desde cuando el suscrito empezó a prestar Servicio Activo experimentó personalmente, cuando se utilizaban viviendas familiares como dependencias policiales, con las incomodidades y peligros imaginables y que hasta la fecha poco o nada ha cambiado, ante la mínima edificación de Dependencias Policiales seguras, confortables y con todos los servicios públicos necesarios, que como nos enteramos por el periodismo, no existen o si las hay, su número es deficitario. Tampoco ha decaído mi respeto y lealtad hacia ella, ante el escarnio y el desprecio, más de personas que aprovechando un súbito arribo al Poder, hicieron prevalecer resentimientos personales y bajas pasiones revanchistas familiares y partidarias, enfilando su puntería política con el único objetivo, de querer hacerla desaparecer a aquella Institución Policial que les fuera incómoda en el pasado histórico, y que por el solo hecho de cumplir y hacer cumplir los dispositivos legales en defensa de la soberanía del Estado, la estabilidad del Gobierno de turno y el control y restablecimiento del Orden Público, que casualmente fuera alterado por hordas partidarias, que amparándose en el Derecho Constitucional a ejercer una supuesta Libertad de Opinión y de Expresión, propiciaron una revuelta en el norte del País, lo que ocasionó el asesinato de miembros de las Fuerzas del Órden y el encarcelamiento de los responsables. Todo ello se encuentra registrado y escrito en la Historia del Perú Republicano, en la Historia de la Guardia Civil y en la memoria de todos y cada uno de sus integrantes. Cuando el andar derecho por los caminos de la legalidad y moralidad es una buena costumbre y norma, la presencia de la Policía como legítima Autoridad no debería ser incómoda para nadie, y muy por el contrario, debe ser la garantía que requiere la sociedad en general para una convivencia normal dentro de los cauces de la seguridad ciudadana.
Pero quisiera circunscribirme a lo que para mi significa hoy la Guardia Civil del Perú, porque ella aún perdura en mi memoria, lugar donde nunca mueren los recuerdos. La Institución que me formó y orientó a lo que hoy he llegado y logrado ser. A mi Alma Mater que reforzó en mi persona, todos aquellos Valores que se me inculcaron en el hogar, donde mis padres y demás familiares se esforzaron en darme con su ejemplo, la praxis y no simplemente la recomendación teórica. Donde conocí a una nueva familia, no de sangre, pero con la misma fidelidad que la sanguínea, a la que se le sumó el carácter amical, con aquellos que se convirtieron mis compañeros de Promoción, y desde ese entonces hasta el día de hoy, mis Hermanos Promocionales; una fraternidad compuesta por jóvenes al igual que yo, con los bríos que la edad nos permitía y ávidos por adquirir todos los conocimientos necesarios, para convertirnos al final del proceso de Formación, como los paladines de la justicia que habíamos soñado ser, y que por encargatura a nombre de la Nación, el propio Señor Presidente de la República nos confería el grado jerárquico, además de la representación de la Autoridad, a la que toda la sociedad le debería respeto y obediencia. Por la presencia, prestancia, ejemplo y la participación de todos mis Instructores, por su notable esfuerzo y dedicación, volcando e inculcándo los conceptos básicos y doctrinarios, de los Deberes, Obligaciones y Funciones Institucionales, remarcados y ratificados con valía y su ejemplo personal.
Lo más rescatable de todo y a diferencia de otras reconocidas y respetables profesiones, es que se nos inculcó la Mística Institucional hoy tan venida a menos; aquella que nos hizo desprendernos de egoismos personales para volcarnos a proteger la vida y propiedad de los demás a cambio hasta de perder nuestra propia vida. Ejemplos y prueba de ello, están en los nombres de aquellos colegas y camaradas de la Guardia Civil, escritos no solamente en la Historia peruana, ó en las páginas ó espacios policiales de la Prensa, sinó con la propia sangre derramada en acciones del Servicio cotidiano de nuestros Héroes y Mártires, y que se rememoran perennemente y a diario en el Cenotafio de nuestra Escuela de Formación, como digno ejemplo a seguir.
Siempre estuve interesado en saber el orígen del nombre de mi Institución, y pude establecer, que el concepto de protección y seguridad personal, se menciona ya en las Sagradas Escrituras, cuando leemos que se le pregunta a Caín sobre el paradero de su hermano Abel, y el primero responde: "¿Acaso yo soy el GUARDIAN de mi hermano?. Por primera vez en un documento reconocido, se hace referencia al "guardian" como sinónimo de protector. Por otro lado, la palabra "Civil" significa ciudadano, organismo que no es militar o eclesiástico; sociable, urbano, atento. Por su parte, la palabra "Nacional", deviene de ¨nación¨, que es el conjunto de habitantes de un país regido por el mismo gobierno; territorio de ese mismo país.
Para que exista concordancia con el término al que finalmente pretendo definir, el vocablo ¨Guardia¨, muy posiblemente derivado de "guardian", que significa la acción de guardar o vigilar, es la tropa que vigila o defiende a una persona o un puesto; es el servicio efectuado por la tropa encargada de misiones de defensa o vigilancia; y, es el nombre que se les da a algunos Cuerpos armados, encargados específicamente de funciones de vigilancia o defensa, tales como: la "GUARDIA CIVIL".
Finalmente, la acepción tomada de la misma Real Academia de la Lengua Española, define a la "Policía Nacional", como el cuerpo policial dependiente del Gobierno Central, que realiza funciones de vigilancia y prevención del cumplimiento de las reglas impuestas al ciudadano, para que reine el órden, la tranquilidad y la seguridad dentro de la sociedad. Si esta prevención y vigilancia se ven rebasadas por el propio ciudadano, la Fuerza del Orden tambien está capacitada y autorizada para investigar y capturar al omisor de la regla; asimismo, ésta Fuerza del Orden Público, realizará funciones de vigilancia, control y regulación del tránsito vehicular y peatonal en todo el país, debiendo igualmente investigar las causas que pudiesen ocasionar los accidentes viales, y que conociendo estas causas, puedan disponer y educar la forma de poder prevenirlos.
En este mismo concepto, se encuentra el "Guardian del Civil", que no viene a ser otra cosa, que la Guardia Civil, otrora Institución Policial, con su Ley Orgánica N° 18069, que juntamente con las otras dos Instituciones, la Policía de Investigaciones con su Ley Orgánica N° 18071, la Guardia Republicana con su Ley Orgánica N° 18070 y la Sanidad de las Fuerzas Policiales con su Ley Orgánica N° 18072, todas de fecha 23 DIC 1969, fueron politicamente "reorganizadas" bajo una supuesta "reunificación", por una Resolución Suprema, y son estas tres Instituciones, las que actualmente conforman y forman la base y pilar de la Policía Nacional del Perú. Lo que si cabe señalar, es que lamentablemente hasta la fecha, esta nóvel Institución Policial, se encuentra indefensa legalmente, en razón que no cuenta con una LEY ORGÁNICA ni Reglamentos acordes a ésta Ley, motivo por el cual, al haber sido creada prepotentemente con solo una simple Ley, el actual gobierno de turno, en el año 2014 DEROGÓ con un DS las Leyes Orgánicas antes citadas, sin siquiera hacer mención que se trataban de ese rango, sinó simplemente mencionó la numeración. Ese momento ratifica la sospecha sobre la intención política que se tiene contra la Policía Nacional, de ser, si no desaparecida, al menos minimizada, modificada, reorganizada, utilizada, vilipendiada, abusada, menospreciada, marginada y discriminada, y que con otra simple Ley que pueda dar o proponer el Poder Político, se aprovecha la hipócrita clase política para coaccionarla a modo de un "chantaje politico" permanente contra quienes la Dirigen o Comandan, sirviendo todo ello cual una "Espada de Damócles" de la que todos se cuidan caiga sobre ellos.
En la Ley de creación de la Policía Nacional, se estableció, que el Gobierno político estaba a cargo de los Prefectos en los Departamentos, de los Intendentes en las Provincias y de los Gobernadores en los Distritos, y con el fin de mantener la Seguridad y el Orden Público, se encomendaba a las Municipalidades, tener a su cargo la "Policía de Orden" por medio de un servicio de Serenazgo, que sin ser Autoridad, debería servir de apoyo al servicio preventivo de la Policía Nacional. El afán del protagonismo político, la soberbia y vanidad de algunos que llegaron a ocupar puestos expectantes en el Poder Ejecutivo, tales como Ministros y Vice Ministros del Sector Interior, les ha hecho creer a éstos personajes, que por sólo ese simple hecho de haber tenido bajo su cargo político y administrativo a la Policía Nacional, eso los convierte en "expertos" en la denominada Seguridad Ciudadana, y hoy, ellos mismos, quienes en su momento la apoyaron por conveniencia, ahora en otros campos laborales relacionados con la misma política, pretenden municipalizar a la policía con sus criterios erróneos, pero más que nada, demostrando y reafirmando la hipocresía de algunas personas que forman parte de la Clase Política y por ende del Poder Político que nos gobierna. Como se ha hecho una costumbre tal vez mala legislativamente, en cada ocasión de un nuevo gobierno de turno, se modifican las leyes de acuerdo a la conveniencia política, partidaria, ideológica y/o caprichosa de algunas personas con Poder Político y apetitos personales. Hoy en día ya no existen las Prefecturas, ni las Intendencias, ni las Gobernaciones. Las Presidencias Regionales se cambiaron de nombre y hoy son Gobernadores Regionales, con lo que se mantiene la hegemonía y exclusividad de ser llamado Presidente, solo al de la República. Ello notoriamente, es un NO a la competencia.
Este recuento de la Historia, nos debe hacer recapacitar y reflexionar a todos los que hoy formamos y conformamos la Policía Nacional del Peru, originarios desde cualquier trinchera Funcional, por cuanto como vemos, fuimos creados para desempeñar Funciones similares con especialidades diferentes pero concretas, aunque nacidos todos de una misma palabra o vocablo: POLICÍA. Por ser todos Policias, nos reorganizaron; nos humillaron; nos discriminaron; nos ofendieron; nos utilizaron; nos manosearon politicamente. En una palabra, trataron de hacernos desaparecer porque les éramos incómodos al Poder Político. Ahora reunificados, pero lamentablemente desunidos, solo nos queda el recuperar y mantener esa UNIDAD, que por rencillas domésticas y celos profesionales, hicieron que nos entretuviésemos enfrentándonos unos contra otros, tratando de demostrar una supuesta superioridad Institucional, cuando las Funciones y Atribuciones que antes tenía cada una de ellas, las hacía autónomas en su especialidad acorde con su Función Específica. La competencia debió haber sido internamente con el afan de una meritocrática superación personal y profesional en cada uno de sus elementos, pero no caer en el juego de pelear una supremacía y con ello justificar ante el Gobierno, el hecho de convertir a un representante de ellos, como el "Comandante General de la Policía" sólo por una vanidosa satisfacción personal y orgullo de la Institución a la que anteriormente pertenecía. ¿Qué se ganó con todo esa rivalidad? Absolutamente nada, ya que el ganador fué el Gobierno de turno que obtuvo lo que buscaba, resquebrajar la moral y el autoestima del ser humano como Persona que es el Policía, con lo que se debilita a la verdadera Fuerza del Orden, como Institución Policial y la convierte sin duda, practicamente en una Policía al servicio del gobierno politico de Turno. Hoy vemos con lástima, los resultados a la luz de los hechos. Una inseguridad ciudadana que es alarmante para la población, ante los probados y denunciados casos de corrupción, así como la ineptitud, ineficacia e ineficiencia de su Policía que debería ser su "guardian", acompañado del continuismo de los celos "profesionales" y "funcionales" en su interior.
Y los Gobiernos siguen sacando provecho del: "Divide y Vencerás". Hoy estamos tan igual como al principio. Siguen las peleas intestinas para obtener la Dirección General como meta a una satisfacción personal, sin tomar en cuenta el futuro ni el progreso Institucional.
Pues entonces, si de luchar se trata, luchemos por esa igualdad y que verdaderamente la "Unión sea la Fuerza" que demuestre a toda la Nación, a la Sociedad que la conforma y al mundo entero, que aquellos que hoy integran la Gloriosa Policía Nacional, tuvieron en sus orígenes policiales, como Lema: siempre el HONOR. William Shakespeare dijo: "Todos aman la vida, pero el hombre valiente y honrado, aprecia más el Honor".
En la Guardia Civil fué el "Honor como Divisa"; la Policía de Investigaciones, el "Honor y Lealtad"; y, en la Guardia Republicana, el "Honor, Lealtad y Disciplina". Un dispositivo legal puede habernos unificado; puede habernos cambiado de nombre; pero lo que no puede, es borrar la Historia, las Tradiciones, los recuerdos, ni las fechas de nacimiento. El 07 y el 30 de Agosto, así como el 15 de Setiembre, no son las mismas fechas de Aniversario que el 06 de Diciembre.
Este próximo 30 de Agosto, histórica y tradicionalmente instituído dia para reconocer, recordar y rememorar a la siempre Gloriosa e Inmortal Benemérita Guardia Civil del Peru, hagamos votos para que mantengamos vivo por siempre su nombre en nuestras memorias, así como para que ésta practicamente nueva Institución Policial, como lo es la Policía Nacional, aprenda de las buenas experiencias de los que con Sacrificio, Honor, Lealtad y Disciplina, formamos parte de su basamento corporativo. Les invoco fraternalmente ante la ingrata experiencia del pasado: Aprendan a ser fuertes y unidos. Aprendan y sepan defenderla de los caprichos que suelen tener en muchas ocasiones, algunos personajes del Poder Político y en otras, algunos pocos de las Fuerzas Armadas.
¡FELIZ 30 DE AGOSTO!
¡FELIZ DÍA DE LA GUARDIA CIVIL DEL PERÚ!
¡ VIVA LA BENEMÉRITA GUARDIA CIVIL DEL PERÚ, INMORTAL!
Jose C. Valdivia
DNI 10312625

No hay comentarios: