Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

30 sept. 2015

LA BANALIDAD DEL MAL.


Lo innegable es que todo ese horror fue producto de las decisiones que tomaron SL y el MRTA, y que Cárdenas aún no ha tomado conciencia de ello.
He escuchado las casi dos horas de entrevista a Cárdenas Shulte y he recordado muchos de los terribles acontecimientos de esos años. La percepción que ya parece clara es que si no fuera por las decisiones que tomaron SL y el MRTA no habríamos vivido ese horror: 60 mil personas aun estarían
vivas, muchos hijos tendrían a sus padres, muchos padres a sus hijos, hermanos, parejas, en fin.
Todo ese sufrimiento fue innecesario. A su lado, el dolor que la violencia causó en los propios terroristas es mínimo y es de su exclusiva responsabilidad. Sí, claro, miembros de las FF.AA. cometieron muchas violaciones a los derechos humanos, pero esas violaciones nunca se hubieran producido sin el marco de la lucha contra el terrorismo.
Escuchando al terrorista comunista Cárdenas en la complaciente y vergonzosa entrevista que le hizo el caviar Augusto Alvarez, uno se enfrenta cara a cara con "la banalidad del mal" de la que habla Hannah Arendt. Cárdenas no solo conducía los trenes a la muerte pero sí cuidaba las cárceles populares de los inocentes secuestrados; y creía que porque les alcanzaba Coca-Cola salvaba su responsabilidad.
Lo cierto es que fue parte dirigente de esa maquinaria que causó tanta muerte, daño y dolor a miles de personas. Aquí no hay nada rescatable, todos sus cobardes crimenes son injustificables... él ha sido parte del mal. Y eso no es todo: lo peor es que Cárdenas todavía no se haya dado cuenta de todo el daño humano que su “praxis” generó.
Por: Carlos Chipoc

No hay comentarios: