Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

20 oct. 2015

SE CAE EL PRECARIO QUIOSCO OLLANTISTA.

Milagros Leiva - periodista
¡No estás sola Julia Príncipe!
Soy demasiado dormilona, pero demasiados mensajes acaban de despertarme y les juro que no termino de creer lo que leo y veo en los portales. Ninguno de los periodistas que investigamos a fondo y enfrentamos a la mafia de Orellana podrá decir lo contrario: Julia Principe es una Reina, una reina que solo busca justicia, verdad, una reina que lucha contra la impunidad. Una abogada que enfrentó las más viles calumnias en estéreo porque se atrevió a investigar unas de las redes que penetró con descaro el Ministerio Público y el Poder Judicial.

Rodolfo Orellana quiso matarla injuriándola con publicidad maldita que circulaba en microbuses. El medio que utilizaron él y Benedicto Jiménez fue el pasquín Juez Justo en cuyas páginas manchaban la honra de Príncipe. En las portadas la enlodaban con titulares canallas. Ella resistió. Se enfermó por supuesto, claro que se enfermó, pero nunca se dejó ver abatida. A la doctora Julia Principe la respeto por valiente, por corajuda, por no dejarse. Al ministro de Justicia que será censurado este jueves en el Congreso (si es que no renuncia antes para no hacer papelón) y que hoy estuvo en RPP usando los mismos argumentos de Orellana para desprestigiarla lo repudio por cobarde. Eso es usted Gustavo Adrianzén, un cobarde que no merece ser ministro de justicia en un país donde reina la impunidad. Hoy ha utilizado los mismos argumento que levantó Orellana para enlodar a una abogada que solo defendía al Estado Peruano de los corruptos y usted se ha perdido en los agravios para justificar lo que no puede su conciencia: el despido de loa procuradora Príncipe después de 12 años de trabajo.
Lo que la mafia de Orellana no logró lo ha logrado La Jefa Nadine. ¿O me van a decir que esto lo hizo Gustavo Adrianzén porque es el justiciero mayor de nuestro país? Por favor. Es el guion de un gobierno acorralado por las investigaciones a quien se cree reina y todopoderosa. Lo es. Lo que me extraña, lo que me inquieta es el triste papel del señor Pedro Cateriano. No ha existido persona que lo conozca que no me diga que es un verdadero demócrata. ¿Un demócrata permite el linchamiento de una procuradora decente que solo estaba haciendo su trabajo? ¿Qué le pasó a Pedro? ¿A tanto llega su respaldo incondicional a la primera dama quien según él mismo dijo en un audio inolvidable da la luz verde? ¿Eso se hace en democracia? He perdido la cuenta de las veces que he conversado en on y en off con la procuradora Príncipe, he cruzado demasiada información con ella e imagino que como otros periodistas cuando la he notado abatida le he levanto los ánimos y pedido que no se vaya, que el Perú la necesita, que siga luchando. Después de cada conversación siempre he terminado respetándola más. Conoce al pie de la letra los casos, no opina si no lee. No teme ser incómoda al poder. Sí estoy convencida de que pisó fuerte y eso los poderos no lo toleran, ellos sólo quieren chícheñores.
Creo, además, que los últimos dos "pecados" de Julia Príncipe que la convirtieron en una verdadera roca para este gobierno y para los zapatos de Nadine Heredia fueron dos:
Uno. Atender la llamada de Panorama, responder la consulta de la periodista Roxana Cueva quien se atrevió a ventilar las agendas de Nadine. ¿Qué dijo la procuradora? Que tomaba nota del informe y que llevaría esas agendas a la fiscalía, como corresponde. Hizo su trabajo. Cumplió con su deber. ¿Por qué Cueva llamó a Principe? Jamás se lo he preguntado, pero intuyo que haría lo que todo periodista que conoce la trayectoria de la procuradora pensaría: mejor le doy estos documentos a Principe que sí investiga que a cualquier otro que puede encarpetarlo. Eso pasó. De eso hemos sido testigos todos los peruanos. ¿Ustedes creen que Julia Principe no recibió advertencias y amenazas cuando decidió denunciar Ecoteva? Claro que las recibió. ¿Retrocedió? No, y eso que le recordaron que por Toledo ella estaba sentada en la procuraduría. Su independencia le hizo decir mil veces que la investigación que se le hizo en el pasado a Nadine Heredia fue una farsa, que ella misma se quejó. Eso es Julia Principe. Una procuradora que defiende al Estado, no al gobierno de turno. Una mujer que no se calla y que sospecha, por eso la han botado y por eso hoy intentan desprestigiarla.
¿Cuál fue el segundo pecado de Principe? Pedir dos peritos de parte (además de los dispuestos por la Fiscalía) para las agendas. Ese fue su Waterloo. ¿Qué vino? Una ofensiva digna de los gobiernos putrefactos. El ministro Adrianzén la ninguneó en el Congreso, prácticamente dijo que si el adjetivo vedette les molestaba a los congresistas pues lo retiraba, jamás le pidió disculpas públicas a Principe por tanto maltrato. Luego vino la triste conferencia del viceministro Garcés que la caricaturizó y encima tuvo el cinismo de burlarse de su seguridad. Claro, Garcés duerme tranquilo porque él nunca se enfrentó a mafiosos que lo han amenazado de muerte. Principe sí. ¿Qué más? Cateriano le dijo mentirosa. La volvió a ningunear. Y por supuesto Julia Principe que no se calla y que siempre defenderá su honor salió y respondió. Hoy la botaron, sin previo aviso. Hoy a la procuradora Principe el programa Buenos Días Perú la despertó a las 6 de la mañana y le contó que en El Peruano estaba el anuncio de su despido. Así trata este gobierno a la gente que hace su chamba de manera decente, la mantiene hasta que osa meterse con La Jefa.
Todos están advertidos.
La buena noticia es que el pueblo peruano no es tonto. El Congreso tiene en sus manos la oportunidad de decirle a este gobierno sin norte ¡Basta!, a los ciudadanos siempre nos queda la calle para protestar. Daniel Abugattás, un congresista del gobierno que felizmente no pierde los papeles cuando la decencia pide alzar la voz ha dicho que el despido de Julia Principe de la Procuraduría de Lavado de Activos es un verdadero disparo a los pies del gobierno. Lo es. Le faltó agregar que es un disparo al sistema anticorrupción y la verdadera venganza de Nadine. A Julia Principe solo la sacaron por hacer su trabajo y por atreverse a investigar a la primera dama. Eso queda registrado.

No hay comentarios: