Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

26 ago. 2016

La unica "guerra" que gano el Ejercito Peruano: tomar por asalto el CIGC La Campina.

Ricardo Franco.
TANQUES Y TROPAS DEL EJERCITO RODEAN EL CIGC DE LA CAMPIÑA CHORRILLOS EN EL GOLPE DE ESTADO DEL GENERAL EP JUAN VELASCO ALVARADO

Eran las 04:00 de la madrugada del día 03 de octubre de 1968, cuando el servicio de la Guardia de Prevención del Centro de Instrucción de la Guardia Civil con sede en la Campiña-Chorrillos, se vio objeto de un brusco, inesperado y sorpresivo asalto por efectivos militares del Ejército denominados LOS RANGERS todos armados de fusiles FAL y de mini ametralladoras UZI, con uniforme camuflado, pertenecientes a la División Aéreo Transportadas del Ejercito y del Batallón de Infantería de la Legión Peruana Nro. 01, al mando del Tnte. Crnl. de Infantería EP Carlos BRICEÑO ZEVALLOS, pues dicho operativo militar formaba parte del plan de operaciones para derrocar al Presidente Constitucional Fernando Belaunde Terry, golpe de estado que estaba dirigido y comandado por el General Div. EP Juan Velasco Alvarado Cmdte Gral del EP. y Pdte del Comando Conjunto de las FF. AA., quien paralelamente con otras fuerzas militares estaba tomando Palacio de Gobierno con tropas combinadas de los Comandos y la División Blindada del Fuerte Rímac, al mando del Coronel EP Enrique Gallegos Venero, Tnte Crnl. EP. Rafael Hoyos Rubio y el Mayor EP Justo Jara Ugarte

El Oficial de Guardia del CIGC quien en su sillón se encontraba descansando, fue despertado cuando sintió en el pecho un fuerte golpe puntiagudo del cañón de una pistola ametralladora UZI, a quien le dijeron: “Teniente no so se mueva y ponga las manos sobre la nuca y colabore somos el Ejercito”; los guardias alumnos de la Guardia Civil a cargo del servicio de guardia del CIGC., y los demas clases y alumnos que se encontraban descansando en la cuadra de la prevención, habían sido igualmente sorprendidos, reducidos, detenidos y conducidos a los camiones y vehículos blindados del ejército, a quienes les dijeron: “Somos el Ejercito, no les va a pasar nada, si obedecen”

El Cabo GC músico de aquellos entonces de apellido Mendes de servicio de corneta en la guardia de prevención, conocido como “El Loco Mendes”, se encontraba por suerte descansando en un compartimento pequeño, distinto al de los alumnos, que se encontraba contiguo a la puerta trasera de la prevención, cuando por el ruido ocasionado por los alborotados pasos, el rastrillaje de fusiles, gritos y golpes, por parte de los militares que asaltaban la guardia de prevención, optó por levantarse y mirando desde el rincón donde se encontraba, pudo divisar a unos 30 metros, que efectivos militares vestidos de camuflados, los tenía a los alumnos guardias de la prevención, en cunclias con las manos sobre la cabeza, caminando en fila y hacia el exterior del CIGC, custodiados por militares quienes los llevaban

Ante tales hechos y sorprendido, el Sargento Méndez, atinó inmediatamente en coger su corneta y a correr a toda prisa desesperadamente hacia el interior del CIGC y estando a la altura del antiguo patio de armas (patio de grass donde quedaba antiguamente el primer cenotafio) que se encuentra al frente de las cuadras de la Escuela de Guardias, tocó a todo pulmón ¡GENERALA! y al escuchar el toque de corneta, los alumnos guardias del servicio de imaginaria, así como los cuarteleros, comenzaron a prender las luces de las cuadras y a despertar a todo el personal de alumnos de la Escuela de Guardias, quienes inmediatamente se vistieron y cogieron sus pistolas ametralladoras Star y otros los fusiles ametrallador Z B 30, para constituirse a la carrera e instalarse cada uno de ellos en el perímetro señalado del CIGC., de conformidad a los planes de seguridad y defensa del cuartel, pero da el caso que los efectivos militares al escuchar el toque de generala y verse descubiertos, optaron en avanzar en columna con sus tanques, apoyados por la infantería hacia el interior del CIGC, con intenciones de tomarlo, penetrando hasta la altura de lo que es ahora el pabellón comando

En el domicilio del entonces Coronel GC. Enrique Franco Mendiola, a horas 04:15 suena el teléfono y al contestar el Crnl. Franco, el Mayor GC Palao Ayres Jefe de Cuartel del CIGC de La Campiña-Chorrillos, le informa que tanques y tropa del ejército había rodeado el CIGC., desconociendo la suerte del personal GC del servicio de guardia en la prevención, por lo que el Crnl. Franco optó por colgar el teléfono y por prender la radio transmisora que tenía en su dormitorio, logrando escuchar y tomar conocimiento que se había producido un golpe de estado, por lo que atinó tal como estaba vestido (buzo) en dirigirse inmediatamente al CIGC con sede en la Campiña Chorrillos, donde era el Jefe máximo en su condición de Sub Director, no sin antes solicitarle el santo y seña, al Jefe de Cuartel del CIGC

El CIGC en aquella fecha estaba dividido en dos partes, la Escuela de Oficiales (cadetes), que continuaban en la antigua sede en la Av. Los Incas en los Barrios Altos Lima Cercado y en donde despachaba el Director del CIGC General GC. Antonio Núñez Vidalon y la Escuela de Guardias, que la se había trasladado a la sede en la Campiña Chorrillos, donde despachaba el Sub Director del CIGC Coronel GC Enrique Franco Mendiola

El Crnl GC. Enrique Franco conduciendo por precaución su vehículo particular, se dirigía al CIGC de La Campiña Chorrillos, que al llegar a la altura del Puente Alipio Ponce, pudo divisar que la pareja de guardias alumnos que prestaban servicio en aquella época en la bajada del mencionado Puente Alipio Ponce, ya no se encontraban presentes y en su lugar se encontraba un jeep del Ejercito, sin embargo continuo su marcha, hasta llegar a las instalaciones del CIGC donde logro divisar que se encontraba rodeada por tanques, tanquetas con ametralladoras, vehículos blindados, porta tropas y por unos mil soldados aproximadamente del Ejercito

El Crnl. Franco Mendiola, al pasar por el lado exterior de la pista del escuadrón de caballería del CIGC, no causo sospecha ante los efectivos militares por encontrarse vestido de civil y con un vehículo particular, el cual continuo su marcha pasando por la puerta principal del CIGC., donde pudo observar que una columna de tanques con efectivos militares habían penetrado hacia el interior y la mitad de la vía interna, sin embargo continuo su marcha y al llegar a la esquina del CIGC (que colinda actualmente con el INAEP) doblo hacia el lado izquierdo con dirección al cerro, pero fue parado por un piquete de soldados, pero al ver que era un vehículo particular cuyo conductor se encontraba vestido de buzo quien le indicaba que vivía por el lugar, lo dejaron pasar, conduciendo su vehículo el Crnl Franco hacia el fondo del CIGC por el perímetro oeste, donde dejó su vehículo hasta la altura de la falda del cerro y cuando se dirigió a pie y trato de ingresar por el lado de la Enfermería del CIGC, un Guardia Alumno de la Guardia Civil de servicio de centinela, le hace el ¡ALTO QUIEN VIVE!, PERÚ, ¡QUE GENTE!, a lo que le contestó el Crnl Franco SUB DIRECTOR DEL CIGC, dándose ambos el santo y seña, y después de haber logrado ingresar, a la carrera se dirigió a su despacho para cambiarse de uniforme de faena y luego se dirigió donde estaba instalado el puesto de comando del CIGC

El Jefe de Cuartel Mayor GC Palao Ayres, inmediatamente lo recibe al Crnl Franco y dispone que el corneta ejecute el toque de llamada de honor, para levantar la moral y para que tomen conocimiento los demas oficiales, personal subalterno y alumnos de la Guardia Civil del CIGC, que el jefe de la Unidad se había hecho presente y estaba tomando el mando de las fuerzas policiales del CIGC y el control de la situación, pero al mismo tiempo los efectivos militares, también tomaron conocimiento, que el Crnl Franco Mendiola, había burlado el cerco perímetro del Ejercito, para tomar el mando de sus fuerzas y optaron por avanzar sus tanques juntamente con sus soldados, hacia el interior del CIGC

El rugido del ruido de las arrugas de los tanques del ejército, que estremecía el silencio del amanecer de la Campiña de Chorrillos y que avanzaban decididos apuntando sus cañones y ametralladoras hacia el interior del CIGC, lo puso nervioso al Mayor GC Palao, quien titubeando le dijo al Crnl GC Franco Mendiola: “Mi Coronel los tanques avanzan hacia nosotros, que hacemos”, pero el Crnl. Franco Mendiola, quien conocía perfectamente la forma de actuar de los miembros del Ejercito, optó por cumplir con lo establecido por el sabio Reglamento para el Servicio del Cuerpo, de que las primeras armas del Guardia Civil son: “La persuasión y la fuerza moral y las que lleven consigo si las primeras no hayan podido bastar “, por lo que le dijo al Mayor GC Palao: “Mayor Palao, coja mi armamento y quédese al mando, de todos los efectivos de la Escuela, mientras que yo solo le voy a dar el encuentro o el alcance a los efectivos del Ejército para parlamentar, donde no creo que me disparen, pues se que estos tienen código de honor en el campo de batalla, sin embargo tu sabrás actuar si soy abatido o detenido “

Los tanques y soldados del ejército avanzaban hacia en interior del CIGC cuando se percataron que una persona desarmada, pero vestido de uniforme beige de la Guardia Civil e identificado como Coronel por sus seis galones que llevaba en el hombro, le hacia el alto, levantando la mano derecha, gritando a viva voz: “Alto, soy el Coronel de la Guardia Civil Jefe de esta repartición”, por lo que los tanques al verlo detuvieron su marcha a unos 15 metros de donde se encontraba parado el Crnl. Franco, saliendo por una de las escotilla de los tanques el Comandante EP Carlos Briseño Zevallos, Jefe del Operativo de la captura del CIGC de la Campiña Chorrillos, quien se bajo de su tanque armado y acompañado de cinco o seis efectivos del ejército todos armados de mini ametralladoras UZI, con las caras pintadas, vestidos de uniforme camuflado y de boinas

El Coronel GC Enrique Franco, luego de saludarse militarmente con los militares golpistas, los emplaza y les dice a que se debía su presencia y a las acciones que habían hecho de rodear las instalaciones y demas, a lo que el Cmdte Briseño luego de identificarse verbalmente, le contesta, que tenían órdenes del Comandante Gral. del Ejército, General Div. EP Juan Velasco Alvarado Presidente a la vez del Comando Conjunto de las FF. AA., de capturar la Escuela de Guardias del CIGC de la Campiña Chorrillos, a fin de requisar todo el armamento que esta sede tenía, a efectos de garantizar el golpe de estado contra el Presidente Belaunde.

El Coronel Franco, le indica al Cmdte EP. Briseño que no le puede entregar el armamento del CIGC., menos permitir que los tanques invadan la Escuela, sin embargo lo consultaría en este instante con la Superioridad de la GC, a lo que el Cmdte EP. Briseño, le vuelve a indicar un poco impulsivo y amenazante, que él no dispone de tiempo y que van a pasar por la fuerza, encarando sus armas hacia el Crnl Franco con intenciones de detenerlo, sin embargo el Crnl Franco al ver su actitud del Jefe Militar, levanta la mano derecha y enérgicamente les dice a viva voz: “ALTO SEÑORES”, dando lugar que al mismo tiempo a la carrera se constituya a espaldas del Crnl Franco el Mayor Palao, con una veintena entre oficiales, clases y alumnos armados de la Guardia Civil, en la que faltaba el mas mínimo movimiento en falso para agarrarse en una balacera o tiroteo entre el Ejército y la Guardia Civil

Ese lapso de uno o dos segundos de tiempo de incertidumbre, entre ambas fuerzas, fue aprovechado el Crnl Franco, para ganarle la moral a los del Ejercito y decirles: “Soy en este instante el oficial de más alta graduación y no voy a permitir un derramamiento de sangre y por lo tanto Cmdte Briseño, ordene a su hombres bajar las armas, que yo ordenare a las mías y lo invito a que lo consultemos nuestra situación con el alto mando, tomándose en consideración de que lo que está sucediendo es una cuestión de estado, mientras tanto pasemos con sus oficiales del EP a tomar desayuno, ya que ya amaneció, mientras esperamos ordenes”

Por lo que el Cmdte Briseño, viéndose en dicha circunstancia de que el Crnl Franco se encontraba desarmado, pero apoyado por tropa GC armada, opta por disponer que bajaran las armas de las fuerzas que comandaba y disponer que la mayoría de sus oficiales del EP. lo acompañe al interior, donde fueron invitados a tomar desayuno en el local donde lo que es ahora se conoce como el Casino de Cadetes, la cual una vez todos sentados los oficiales del EP quienes estaban siendo atendidos por los meritorios del CIGC., el Crnl Enrique Franco, a la vista de todos le ordena al Jefe del Cuartel Mayor Palao Ayres, que se comunique con la Dirección del CIGC. y paralelamente con la Dirección Gral GC., de que se encontraba tomando desayuno con los oficiales del Ejército, que habían venido a capturar la EG CIGC y a requisar el armamento, pero en forma disimulada le indico al Mayor GC Palao, que le informe la Superioridad GC si fracaso el golpe de estado, para detenerlos a todos los oficiales del ejercito que los tenia tomando desayuno, por lo que el Mayor Palao preocupado corrió hacia las oficinas del Detall para transmitir telefónicamente lo mencionado por el Crnl. Enrique Franco

El Coronel GC Enrique Franco Mendiola, ya tenia experiencia en enfrentarse en golpes de estado a los efectivos militares, pues coincidentemente el 18 de Julio de 1962, siendo Jefe de la Guardia de Asalto, ya se había enfrentado en el golpe de estado contra el Presidente Manuel Prado, con el hermano mayor del Cmdte EL Briseño, es decir con el General Brig, EP Gonzalo Briseño Zevallos

El Mayor GC Palao, recibe por parte de la Adjuntía de la DIRGEN GC, la orden del Director General de la Guardia Civil, Tnte. General GC Jorge Barrios Palomino, que la Guardia Civil aceptaba el golpe de estado y el derrocamiento del Presidente Fernando Belaunde Terry, orden que fue trasmitida de inmediato al oído del Crnl. Enrique Franco, quien ansioso y preocupado el Cmdte Carlos Briseño, por una respuesta, el Crnl Enrique Franco, atino en decirle que había recibido órdenes de su comando que se continúe con las actividades normales en el CIGC, es decir como si no hubiera pasado nada, puesto que la Dirección Gral GC había aceptado el golpe de estado, a lo que el Cmdte EP Carlos Briseño, le insiste, de que el tiene que cumplir con sus ordenes de requisar el armamento, por lo que el Crnl Franco se pone de pie y lo invita al Cmdte EP Briceño a que lo acompañe al interior de las demas instalaciones, donde una mayor parte estaba en construcción, sin embargo el Mayor GC Palao, también preocupado le solicita ordenes al Crnl Franco, por lo que el Cnrl Franco le indica en presencia del Jefe del EP., que las ordenes es que se continúe las actividades normales, a lo que el Mayor Palao, le contesta de que siendo sábado le toca a la Escuela salir de marcha de campaña a lo que el Crnl Franco le vuelve a indicar en presencia del Cmdte EP Carlos Briseño, que continúe con las actividades normales, por lo que toda la Escuela armados salieron al paso ligero en marcha de campaña corriendo por los costados de los tanques del EP., que estaban estacionaos en hilera

Mientras tanto el Crnl Franco se paseaba por los alrededores de la Escuela con el Cmdte Briseño mostrándole las construcciones del pabellón de cadetes, indicándole que pese a que la GC no tenía la rama de ingeniera, pues los oficiales y los alumnos del CIGC estaban apoyando a los ingenieros en la construcción, pero da el caso que paso rapido el tiempo y los alumnos del CIGC retornaron de su marcha de campaña, a lo que el Mayor Palao, nuevamente confundido se le acerca al Crnl Franco para pedir ordenes, a lo que el Crnl Franco le vuelve a indicar al Mayor Palao, que las actividades son normales, pero el Mayo Palao le contesta al Crnl Franco, que lo que toca ahora es que los alumnos salgan de paseo o de franco, a lo que el Crnl Franco le replica y le ordena al Mayor Palao, que entonces que salgan de franco los alumnos

El Crnl Franco, continuaba paseándose con el Cmdte el Carlos Briseño discutiendo sus ordenes por los ambientes de la Escuela y al estar a la altura de la construcción de lo que sería el pabellón Comando del CIGC, el Cmdte EP Carlos Briseño, observa que los alumnos del CIGC al paso de desfile abandonaban la Escuela y al preguntarle al Crnl Franco de que era lo que estaba pasando el Crnl Franco le contesta que sus actividades eran para ellos continuar normalmente, razón por el cual los alumnos estaban saliendo de franco o paseo, manifestándole por último el Crnl GC Franco al Cmdte EP. Briseño, lo siguiente: “Cmdte Briseño como le he indicado, de que siendo mis órdenes de que se continúe con las actividades normales, como si no hubiera pasado nada, yo también ya me retiro a mi domicilio y lo dejo con el Mayor Palao”, a lo que el Cmdte EP. Carlos Briseño, cuadrándose y ejecutando el saludo militar le contesta al Crnl Franco, “No, Mi Coronel, yo también ya me retiro”, ordenando a los tanques a que retrocedan o den marcha atrás y al mismo tiempo a liberar al personal GC detenido

Si bien es cierto el golpe de estado se produjo, también es cierto que el Crnl Franco Mendiola, astutamente supo controlar la situación, logrando que el Ejercito no humillara a la Guardia Civil requisando su armamento, así como el retiro inmediato de los tanques del EP y la inmediata liberación del personal GC detenido, a quienes los consignó por haberse dejado sorprender000000000000000000000000000000000000000

1 comentario:

Raul Vasquez dijo...

Recuerdo que una vez se acerco a la Policia Aerea un cornonel o general EP con orden de palacio de que le entreguen un bello avion biturbo decomisado al narcotrafico y el jefe de la Policia Aerea mando alerta a su personal y puso su pistola en su escritorio y dijo "aqui nadie se lleva nada" y el oficial EP se fue con su cola entre las piernas.