Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

30 jul. 2017

El angel de los quemados y labios leporinos,

SANIDAD DE LAS FUERZAS POLICIALES EN AMAZONAS
Pastillita para el Alma 27 – 07 – 17

En el año 1966, después de haber trabajado en la 19 Comandancia de Loreto, tuve la buena suerte de ir a prestar servicios, como médico de Sanidad de las Fuerzas Policiales en
la 17 Comandancia de la Benemérita Guardia Civil del Perú, en el

Departamento de Amazonas, en compañía de los señores oficiales, el Teniente odontólogo César Valdez Collantes y el Teniente farmacéutico Juan Mesías Galarza.


Nuestro lugar de trabajo estaba en la comisaría de la Guardia Civil, en el jirón Triunfo, frente a la casa de don Serafín Arce, era una cocina donde funcionaba la farmacia y una pequeña habitación que servía como oficina de la jefatura, tópico y consultorio.


Nuestra labor como Sanidad era prestar atención médica al personal y sus familiares de la Guardia Civil, Policía de Investigaciones, Guardia Republicana, e inclusive a los presos de la cárcel local.


Nuestro personal de enfermeros estaba distribuido en diferentes provincias y lugares más poblados, donde con mucho esmero, daban atención como sanitarios a los efectivos y familiares y se convertían en verdaderos médicos, sin título, en la población ganándose el cariño y el respeto de la comunidad.


Como una muestra de agradecimiento y un homenaje a su labor deseo nombrar al personal que trabajó conmigo, esperando me sepan disculpar si olvido involuntariamente de algún nombre y de su grado:


SO SFP Segundo Bardales, destacado en Rodríguez de Mendoza; SO SFP Samaniego, trabajaba como amanuense en Chachapoyas; SOSFP Hildebrando Velásquez en Lamud; Sgto. 1° SFP José María Culqui Huamán Chachapoyas; Sgto1° David Celis Ventura en Ocallí; Sgto 2° SFP Enrique Salazar en Molinopampa; Sgto 2° SFP David Vega Tafur en Leymebamba; Sgto 2° SFP Adán Valqui Tafur en Jumbilla; Cabo SFP Celso Cabrera en Chachapoyas; Cabo SFP Juan Bazán Vacalla a cargo de la Farmacia; Cabo SFP Ángel Jáuregui en Bagua; Cabo SFP José Rodríguez en Pedro Ruiz; Gdia SFP José Jaime Reyna en Chachapoyas.


Todo este personal de sanitarios, destacados en los diferentes puntos de nuestro Departamento de Amazonas, se constituía a cobrar sus haberes en forma mensual en Chachapoyas, oportunidad en la que recibían charlas de Medicina y daban a conocer los casos clínicos problema y las necesidades de sus puestos de servicio.


Más o menos a los dos meses en que prestábamos servicios en la 19 Comandancia de la Guardia Civil, tuve un mal entendido con un mayor GC, en vista de que me prohibía salir para atender en su domicilio familiares del personal y a los internados en el Hospital de la localidad y con palabras no apropiadas, dijo que si deseaba abandonar la comisaría lo haga en forma definitiva, en vista de que ocupábamos una aérea que los necesitaba. La farmacia se convirtió en calabozo.


En tal situación y sin consultar a mis superiores, a los que les di cuenta posteriormente, nos trasladamos a la casa de la señora Esther Chávez de Bardales, en el jirón Amazonas en la cuadra 7 frente a lo que es ahora la Casona Monzante.


El primer mes muy difícil, tuvimos que acondicionar con mobiliario el local de dos pisos, que se hizo gracias a la generosidad del personal de Sanidad, de personas colaboradoras y en forma muy especial por la ayuda de mis padres.


En nuestro local acondicionamos en la tienda que da a la calle nuestra farmacia donde inclusive la gente civil, adquiría medicinas a menor precio que en las boticas de la localidad. El personal de la sanidad se encargaba de poner inyectables en forma gratuita a la colectividad, de igual manera hacíamos consultas médicas y curaciones sin ningún cobro alguno.


En el segundo piso acondicionamos un área de hospitalización para 8 pacientes de la Institución y sus familiares, hicimos una pequeña salita de operaciones muy elemental que nos servía para curación de heridas complicadas y de quemaduras. Los tres oficiales y el personal de enfermeros nos turnábamos para hacer las guardias de 24 horas de vigilancia de pacientes, para lo cual había tendido un intercomunicador a mi domicilio.


En el primer piso había una sala que nos servía como auditorio y con la ayuda del amanuense, confeccionamos historias clínicas sin diagnóstico, que las repartíamos entre los médicos de la localidad, con la finalidad de tener un conversatorio clínico el día jueves a las 20 horas, pero esta actividad no tuvo el éxito que esperábamos.


En el pequeño auditorio también se organizó un estudio Bíblico de tipo ecuménico, llamado ICTUS con la presencia de monseñor Morriberón, de la madre franciscana Antúnez de Mayolo y otras hermanas monjitas, los pastores evangélicos y adventistas, vocales de la Corte, profesores, médicos, policías y personas notables, bajo la dirección de los sacerdotes Reátegui y Gates. Estas reuniones eran todos los jueves de 20 a 22 horas y duraron hasta el año 69, fecha que nos visitó el general SFP Ricardo Aguinaga, quien había recibido una denuncia que estaba haciendo campaña electoral, que fue desmentida por las autoridades y el público en general. Creo que no me excedí en mis funciones por la seriedad de los temas tratados.


Otra actividad que hacíamos los oficiales y el personal de enfermeros de la Sanidad, eran nuestras campañas médicas gratuitas, los días domingo a las localidades de Pipus y Santo Tomás, donde el odontólogo hacía exodoncias y nuestro farmacéutico proporcionaba las medicinas a precio de costo, evitando el buscarlas en Chachapoyas. Dejamos de hacer estas campañas de servicio a la comunidad, por protesta de personas interesadas.


Lógico cabe preguntar con qué dinero conseguíamos todo esto. Aunque ustedes no lo crean, fue el pueblo que nos dio una gran ayuda…, los internos de la cárcel, hicieron las mesitas de noche, las sillas de madera, así como los andamios para la farmacia. Los comerciantes donaron sábanas y frazadas, jarras, vasos e inclusive los bacines de noche. El Policlínico de La Sanidad de las Fuerzas Policiales en Chachapoyas, parece ser el que inició para que en todas las capitales de Departamento se abran locales independientes. A propósito, ¿Qué pasó con el local de Sanidad del jirón Triunfo y Santo Domingo, que creo, fue adquirida con el erario nacional? Tarea para investigar, caiga quien caiga ¿? ¿?¿?


Bueno, nuevamente cabe preguntarse ¿Por qué estoy refiriendo todo esto, o es que en mis años viejos, el bichito de la vanidad, se ha metido bajo mi piel, o es que acaso, estoy tratando de hacer política?, como me acusaron, para mi mala suerte, abandonando mi tierra natal, llevándome a Lima, como médico del Palacio de Gobierno en la época del general Juan Velazco Alvarado. Esa no es mi norma de vida, mis queridos amigos y paisanos en general. Lo saben mis muchos compadres y comadres, mis ahijados, los bomberos, los higosurquinos, mis hermanos de la Orden, entre otros y desde luego mi hermano José David, que no perdona a nadie y de ser cierto, me estaría zarandeando de alma, por su radio Reina de la Selva.


Esta Pastillita, tómenlo más bien como un acto de protesta, de un oficial médico en retiro que llevó con honor el uniforme que me dio la Patria, contra los atropellos sobre la salud, que hacen con mis hermanos de la POLICÍA NACIONAL DEL PERÚ y de sus familiares en Amazonas. Ellos los Caballeros de la Civilidad, los que cuidan el orden, los que nos dan tranquilidad en nuestros hogares, los que se esfuerzan por hacer cumplir las Leyes, aunque son criticados por causa de algunos lunares cancerosos que existen, como en toda asociación de hombres,… ellos tienen el derecho de estar debidamente atendidos en su joyel más valioso, que es la SALUD.


Pienso que los tiempos han cambiado, pero nuestra vocación de servicio a la comunidad y el respeto que se merecen las autoridades, con los cuales compartimos un uniforme sagrado, son motivo más que suficientes para que los oficiales de mayor graduación de la Sanidad, tengan que alzar su voz para ser atendidos mejor que los modestos capitanes que ayer tuvimos el honor de ser jefes de Sanidad.


Pienso señor jefe de Sanidad que debe reclamar e influir para que nuestra gente no se humille solicitando un derecho que los asiste, porque es un deber y obligación de nosotros, estando yo en retiro, el cuidar la salud de nuestro personal y sus familiares de la Policía Nacional del Perú.





Jorge REINA Noriega


Coronel Médico SFP (r)

*AYÚDAME A AYUDAR*
Aqui nuestro grupo de Facebook, agregate e invita a tus contactos. https://www.facebook.com/groups/446985478984849/ ****** Para pagar la internet:

No hay comentarios: