Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

20 jun. 2015

GRAL EP. CARLOS BACA DOIG PITEA FUERTE

ESTIMADOS COMPAÑEROS DE ARMAS
Oficiales, Técnicos y Sub Oficiañes de Guerra, Aviación y Policía nacional, he meditado profundamente si escribir esta carta abierta o no hacerla, y he llegado a la conclusión que es mi deber hacerlo, porque no podemos permitir como este gobierno está tratando a la familia Militar y Policial y si lo permitimos, somos cómplices del trato que se nos da, y por lo tanto unos cobardes que aceptamos lo que nos dan aún sabiendo que es anticonstitucional. Me refiero al recorte de la Cédula Viva, tanto para lo que estamos en retiro como los que están en actividad; que se les recorta el 50% de lo que sería su pensión.
Sé que muchos han reclamado y han hecho marchas de protesta, mi respeto y admiración hacia ellos, sin embargo lo hemos dejado solos y por lo tanto no han tenido el éxito esperado. Si no nos unimos y actuamos con resolución, esta carta no tendría validez. Un dedo se puede romper pero cuando se cierra la mano y los dedos se convierte en un puño, somos invencibles y tendrán que respetarnos.
durante muchos años hemos sido y seguiremos siendo la columna vertebral del Estado; somos los vencedores de las Campañas del Ecuador, somos los vencedores de Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru. Si no fuera por nosotros, lo más probable que nuestro querido Perú no existiera como Nación y en lugar de agradecernos, condecorarnos y admirarnos, como se hace en cualquier país civilizado, se nos enjuicia por haber servido a la Patria y ahora nos quitan la Cédula Viva.
Durante toda nuestra larga carrera dedicada a servir a la Patria se nos dijo que nuestros sueldos no eran los que merecíamos, pero que la recompensa a nuestros esfuerzos era la Cédula Viva, no para vivir en la opulencia sino con dignidad. No sé como nuestros Comandantes Generales y/o Director de la Policía han podido aguantar esto sin renunciar o tomar otras medidas; será que ellos también son los judas que venden su alma por treinta monedas de plata. Como es posible que un Presidente que ha sido formado y educado en la Escuela Militar de Chorrillos nos meta una puñalada por la espalda. ¡Este mundo no lo entiende nadie!
Ante esta realidad la pregunta es: ¿Qué hacer? La respuesta es dejar de ser dedos y convertirnos en puños; hasta los anti patriotas (narcos, anti mineros, taladores, senderistas, sicarios, etc.) están mejor organizados que nosotros, aunque su misión es tan distinta a la nuestra, mientras que ellos buscan destruir a la Patria, nosotros hacemos patria. Por eso debemos dejar de ser dedos y llorar y ser puños y golpear, pero para hacer eso necesitamos: Unión, dinero y dirigentes.
Yo creo que lo antes posible debemos escoger a nuestros líderes, que todavía puedan pelear y tengan un prestigio y una ética impecable en el Ejército. Propongo al General Toño Graham y al General Pablo Correa, ellos a su vez podrán elegir algunos Técnicos y Sub Oficiales con los que han trabajado y tienen su confianza, lo que haría unas 6 personas de cada Institución. Formaríamos una Junta Directiva conformada por 25 puños aproximadamente.
Napoleón dijo que los ejércitos caminan sobre sus estómagos. Para no ir al fracaso tenemos que contar con medios, por lo que propongo que los Generales y Coroneles hagan un aporte mensual de 50 soles, los Comandantes y Técnicos de 30 soles y los Sub Oficiales y Oficiales no considerados anteriormente de 20 soles, este aporte sería hasta el final de la lucha, lo que nos permitiría alquilar un pequeño local donde se reúna la junta Directiva, donde se puedan tomar las decisiones para emprender la lucha por la reucperación de nuestros derechos.
Esta carta la he escrito solo, sin hablar con Toño Graham y Pablo Correa; pero los conozco y siempre han sido unos combatientes, por lo que espero tomen el guante y se lo pongan.
Les pido disculpas de antemano por no participar de esta Junta Directiva porque estoy proponiendo un financiamiento y no solo hay que ser honrado sino parecerlo, pero me comprometo a repartir 500 copias de esta carta en el Ejército, en la Marina y la Aviación, para poder lograr que esta carta sea conocida a nivel nacional; el servicio que pido es quien la reciba se preocupe de enviar 10 copias más y en pocos días no habrá nadie que no la haya recibido.
Otra cosa que hay que tener en cuenta, es que entre retirados y personal en actividad somos más de 300,000 puños y familias, es decir casi un millón y medio de votos y ese caudal no lo tiene ningún partido político.
Es hora que dejemos de hablar y comencemos a actuar.

No hay comentarios: