Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

13 jul. 2015

LA SEGURIDAD Y LOS CENTROS DE RECLUSION

Por Paulo Retamozo G

Un amigo me propuso en este medio un tema relacionado con la seguridad y ésta con los centros de reclusión, destinado para quienes infringen las leyes penales. Me colocó en las alternativas de quedarme callado o decir algo. Opté por lo segundo.
La reclusión de los que infringen las leyes penales, es parte también de los criterios de seguridad y orden interno que el gobierno central nunca ha tenido la perspicacia de tener en cuenta. También han
sido descuidados, al punto de que dentro de esos penales administrados por el Gobierno Central se producen ilícitos, que afectan a la ciudadanía. Más aún se han convertido en lugares, desde donde se hace evidente la perniciosa proclividad y descuido, que es aprovechada por bandas organizadas. El Estado,….bien gracias. Otra muestra más de la ausencia de eficacia de los órganos encargados y que no existen políticas de seguridad. Esa ineficacia es materia de preocupación, por los "estudiosos"; "doctrinarios" y "opinologos" en materia de seguridad. Todos "hablan", pero en función de sus intereses personales. Finalmente no se hace nada, mucho menos se nota trabajo que corrija este perniciosos deslinde.
En mi libro Perú: Seguridad en Rojo, entre algunas conclusiones referí que ahora, teniendo tanto dinero que administran los Gobiernos Regionales y Locales (dígase Municipalidades), se podría dar solución al problema de seguridad; más aun si en todo ello no pasa desapercibida la vinculación de los actores con el crimen organizado; lavado de activos y etc. etc. Los primeros se encargan de crear "Policías Regionales" y los segundos, en alentar desde esa instancia, a la proliferación, cual gobierno feudal, de los llamados " serenos". Es decir, la de atomizar la función de policía,.... en ambos casos. Obviamente que en esta coyuntura, los únicos responsables son los policías, que ya cuentan ahora como plus, la de haberse contagiado peligrosamente con la corrupción. Nadie confía en ella, pero por influencia histórica que ahora ya tiene sus frutos. La ciudadanía creé que el mal endémico de la corrupción que vivimos en nuestra Nación, tiene en la Policía como la única responsable. Situación histórica, que permite a "quienes le enmiendan la plana a los políticos", llevar agua para su molino. Esto último solo lo entenderán cuando lean el libro de mi autoría.
Propuse en aquella oportunidad que estas ramas del Estado construyan y habiliten Centros de Reclusión para ser entregados en concesión a empresas particulares. En este sentido dije que el Gobierno Central, no descarte su participación como mecanismo de control de la función constitucional y responsable de las políticas de seguridad y en esa perspectiva, no abandone su responsabilidad, descartándola como tal y desde donde debería de ejercer una prolija labor de supervisión permanente, a fin de que las empresas Concesionadas, cumplan con esa función y que repercutiría en el sosiego de la ciudadanía
Todo ello de la mano con los instrumentos jurídicos que administran la sanción para quienes infringen las leyes penales. Es una manera de prevenir los ilícitos que afectan a la sociedad en su conjunto. Ahora vemos que los que sufren carcelería, van a las audiencias con ternos y hasta chalinas, para protegerse del frio, mientras que a otros les ponen grilletes, por darles un ejemplo de como funciona la justicia en este nuestro maltratado país..
Es la única manera de que la sociedad se proteja. La Nación se sentiría protegida por el Estado, cuando perciba que todos los entes vinculados con la Seguridad, ejerzan sus responsabilidades, como la de otorgar un servicio social de seguridad eficaz y eficiente.
Habría más que decir, no obstante que alguna manera lo sostuve en forma coloquial, en la obra de mi autoría Perú: Seguridad en Rojo; muchos han confundido y quizás no lo toman en cuenta cuando al asignarle el color rojo, lo vinculan con el amor. Ello es lo que menos inspiran a la revisión y lectura. Lo he evidenciado, pues alguno de los interesados en la obra, me preguntaron el por qué del Titulo. Tuve que reafirmarle que el Rojo significa un Código vinculado con el peligro al que nos está llevando de manera tendenciosa y concluyente los distintos gobiernos de turno, al extremo de conducirnos hacia la mexicanización de la justicia. De manera específica en todo lo que ello significa, desde la prevención del delito; hasta la ausencia de una política de seguridad interior que de manera evidente se dan con la comisión de hechos que, no llegando a esa tipificación delincuencial, cuentan con la "generosa " apreciación y proclividad de quienes crean las leyes y la grosera tendencia de favorecer a la delincuencia, al crimen organizado, enriquecimientos indebidos, lavados de activos y en los que la ciudadanía no descartan que políticos y jueces de todas las estolas tienen alguna vinculación. Entonces, no conviene asumir y hacer lo que tienen que hacer. Encuentran a sus chivos expiatorios y no dejan margen de defensión a los ciudadanos de a pie que luchan el día a día; esta cuenta solo con la esperanza de que la inseguridad no los toque y lo que es peor, guardan silencio.
El Perú está desprotegido. Ahora que existen señalamientos torpes en materia judicial, cuando se legisla y aparecen figuras como la "flagrancia" , “detenciones preventivas"; “definitivas”, etc., etc., etc.. Las leyes son hechas para beneficiar a los delincuentes de cuello y corbata, que necesariamente deberán ser enjuiciados como miembros de bandas organizadas dentro de los propios gobiernos de turno, si se tiene en cuenta que ahora aumentaron los picaros y existen más de 40,000 “puestos de confianza”. Donde los colocan a estos? Entonces crean cárceles doradas. Quien traspasa la línea de conducta y se convierten en delincuentes, por las infracciones legales, deben de tener su espacio y ser tratados democráticamente por igual. Así sean Leones; Tigres; apristas; fujimoristas, humalientos o cachacientos, todos depredadores y carroñeros de la justicia. Si estoy equivocado, me corrigen o hacen lo que hace INDECOPI, asumir procedimientos burdos, tendientes a callar a los que pueden hablar.
Ese es el final de mi obra, a los que no les ha llegado, en tanto esta institución burocrática, por lo que hace, deja en evidencia que solo ha sido creada para entorpecer la justicia y para servir a los de cuello y corbata, además de las entidades financieras y otros. Esta institución no adquiere tampoco el propósito de enmendar sus burdos y sesgados procedimientos administrativos burocráticos , en perjuicio de la justicia

No hay comentarios: