Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

12 sept. 2015

JAIME MERINO DE LA BARRA Y LA POLICIA NACIONAL.


Jaime Merino de la Barra
Crnl. GC®
"Señor, señora, señorita, señorón, señores, espectadores que desde blando cojín cómodo balcón con terno inglés, escote y silicona, observan cómo transcurre la miseria humana.
El policía es un ser humano de diversa procedencia que ingresa a la institución imbuido de sentimientos altruistas y, naturalmente para tener una profesión que le permite subsistir decorosamente.
El ejercicio de la función policial resulta sumamente complicada, tan pronto está atendiendo un
diplomático en un accidente, está trasladando a un herido, está recibiendo pedradas y a aun balas, está involucrado en persecuciones riesgosas, capturas de peligrosos delincuentes, etc.etc. y cada una de estas intervenciones tienen sus dificultades, complicaciones, atenciones y responsabilidades.
Es innegable que entre estos miles de policías que se encuentran diseminados en todo nuestro extenso y diverso territorio, existen malos elementos que con conductas inapropiadas manchan y desprestigian nuestra señera y heroica institución. Por ello, cuando estos malos ejemplos son detectados, urgentemente son separados y sujetos a la ley.
Estos hechos denigrantes nos afectan no solo personalmente si no por obvia extensión nuestros familiares; muchos de ellos, profesionales exitosos.
Pensaremos que es justo reconocer errores y virtudes, pero en la realidad, solo los errores o los defectos son comentados muchas veces exageradamente, con fines netamente publicitarios o de socavar el prestigio de personas y, por añadidura, de la institución.
Frecuentemente se escucha el reclamo o el comentario popular señalando que para eso se paga a la policía, ante una muerte o hecho destacado, también se dice que se le paga con el dinero de todos los peruanos y los impuestos. Al respecto diremos que el dinero que este gana mensualmente, no es un regalo o una limosna; se les paga por un trabajo duro y en constante riesgo, hasta perder la vida sirviendo a la colectividad, dándole las garantías de su seguridad en su trajín diario. El policía también paga sus impuestos al igual que cualquier persona, no tiene ninguna excepción o exageración.
Somos permeables a la crítica sana, constructiva y lo sensato es juzgar con objetividad."
Transcurridos dos años, la situación no ha variado mucho que digamos y se podría decir, que hasta ha empeorado. Y no es por parte de la Policía Nacional que las cosas vayan de mal en peor, sinó que es dentro del propio Gobierno de Turno que suceden y acontecen hechos por demás ligados estrechamente con la corrupción que el propio actual Gobernante cuando era candidato prometió combatir y eliminar, con su promesa de "hacer la diferencia", en cuyo perjuicio está comprometida muy fuertemente, su propia familia. Su ostracismo nos ha llevado al borde del abismo, donde no sólo ha puesto en riesgo la gobernabilidad, sinó la institucionalidad de aquellos organismos del Estado que tienen como misión fundamental, la lucha contra la delincuencia, sea ésta común u organizada. La riesgosa y sacrificada misión de combatir la inseguridad ciudadana que es un clamor que ya se venía pidiendo desde gobiernos anteriores y que ingenuamente creimos que un candidato que había pertenecido a una Instituición castrense, tenía el liderazgo suficiente para poder llevarla a cabo, tal y conforme lo prometió y puso su "palabra de Honor" como garantía.
Lamentablemente vemos que no fué así y que la desconfianza de la población para con la Institución guardiana de sus Derechos, fué disminuyendo casi tan geométricamente como lo fué el desentendimiento del
del Gobierno a todo nivel, como son las necesidades mínimas, logísticas, funcionales, sociales, educativas, familiares y de salubridad para que ese efectivo policial pudiese rendir y producir al 101% sus deberes y obligaciones. El subestimar, manosear, vejar, insultar y simplemente acusar de todo como la única responsable de todo lo malo que pueda acontecer en el País, fué lo que motivó a mi Superior Don Jaime Merino De la Barra en escribir éste comentario y que como repito, a mi particular forma de ver y apreciar la situación, nada o muy poco ha cambiado.
Ojalá que estando ad-portas un nuevo proceso electoral, la población tome más conciencia de lo sucedido, evalúe las promesas y comportamientos del pasado, para que no se repitan gobiernos aventureros como el que felizmente finaliza el próximo año, y elija con cordura, inteligencia y Educación Cívica, a aquella persona que la mayoría de nosotros con nuestro voto le vayamos a dar la facultad de representarnos y decidir lo mejor para el Perú sin descuidar el bienestar de su población, considerándose dentro de todo ello, el repaldo total, a su Policía Nacional, que a la postre, será quien garantice la permanencia democrática del Presidente y sus Autoridades distribuídos en todos los Poderes del Estado, y quien cumpla y haga cumplir las Leyes que demanden nuestra Constitución Política y que a cambio, sea respetada como la Autoridad quien representa a la Nación.
Atentamente
José Valdivia Sotomayor.
DNI 10312625

No hay comentarios: