Test

Aqui busca por apellidos, lugares,etc.

Aqui tu email para estar informado.

13 feb. 2016

Voy a mi servicio con el iPhone y el iPad al cinto



Cuando los agentes de policía de Redlands (California) salen a patrullar, van equipados con todo lo esencial, iPad y iPhone incluidos. «Todos los agentes llevan un iPhone perfectamente visible en el cinturón —señala Jim Bueermann, jefe de policía de Redlands. Es su fuente de
información cuando están en las calles, donde la gente necesita verlos. Es tan esencial como su radio de policía o cualquier otro equipo básico de su cinturón de servicio.»

El iPad y el iPhone ayudan a los agentes de policía a velar por la seguridad de esta próspera población de 70.000 habitantes, situada poco menos de 100 kilómetros al este de Los Ángeles, en su día nodo ferroviario y zona de cultivo de cítricos. «Intentamos identificar los problemas antes de que se conviertan en delitos o alteraciones del orden», explica Bueermann. Usamos varios mecanismos, ya sea investigar, colaborar con los ciudadanos o recurrir a la tecnología, para que las cosas resulten más rentables, más eficientes y, sobre todo, más útiles para las personas a las que servimos a diario».


El Departamento de Policía de Redlands usa el iPad y el iPhone como canales multimedia bidireccionales para vigilar a las personas, lugares y situaciones que requieren atención.

«Sin duda, el iPhone y el iPad están ayudando al Departamento de Policía de Redlands a proteger la ciudad», afirma el teniente Chris Catren. «Creo que el iPad tiene potencial para su uso generalizado en las fuerzas del orden porque es portátil, fácil de usar y se activa al instante. Es como si lo hubiesen diseñado pensando en nosotros.»

Gracias a su pantalla grande y brillante, los mandos, detectives y agentes del departamento pueden usar el iPad para ver detalles en mapas y fotos fácilmente, y el teclado en pantalla les permite tomar notas en cualquier sitio. «El iPad se ha convertido en mi principal fuente de información», dice Bueermann. «Ha reemplazado al cuadernillo que siempre llevaba encima. Ahora lo hago todo con el iPad.»

El iPad también ha ayudado a romper el hielo entre los agentes de policía y los ciudadanos, añade Bueermann: «Con el iPad, aunque vaya de uniforme, es muy habitual que la gente se acerque a hablar conmigo. Abre un nuevo debate sobre cómo usa la tecnología el departamento de policía. Vas más allá de la placa y el uniforme, y desaparece la barrera que separa a los agentes de policía de los ciudadanos a los que sirven.»




Teniente Chris Catren, Departamento de Policía de Redlands


Ya sea a pie, en bicicleta, en coche patrulla o en un vehículo Segway en el centro de la ciudad, los agentes de policía de Redlands usan el iPhone y el iPad para acceder, enviar y recibir el gran flujo de datos que necesitan para tener controladas las posibles situaciones problemáticas. «Pueden consultar mapas por satélite, acceder a Internet, enviar correos electrónicos y hacer fotos a víctimas o posibles sospechosos», comenta Bueermann.

«Tener toda esta información a mano y poder compartirla al momento con otros agentes sobre el terreno no tiene precio», conviene Catren. «Ha habido muchos casos en los que se ha podido identificar rápidamente a los autores de un crimen o se ha enviado un vídeo que ha llevado a la detención de los sospechosos.»

Para la agente Leslie Martínez, el iPhone y el iPad son herramientas muy valiosas que ayudan a resolver casos de robo. «El iPhone ha cambiado mi forma de trabajar», dice. «Me comunico con los ciudadanos más y mejor. Puede ser por email o mensajes de texto, intercambiando información. En lugar de quedar con alguien, puedo enviarle una foto y decirle: ‘Esto se parece al collar del que me habló. Mírelo y dígame si es el suyo’.»

También usa el iPhone para ayudar a resolver casos más importantes. «Una vez encontramos un alijo de objetos robados que llegaba al techo, y eran de distintas tiendas», recuerda. Con la app RedLaser para el iPhone, Martínez escaneó los códigos de barras para saber a qué tienda pertenecía cada producto, simplificando así sustancialmente una tarea que habría resultado compleja y lentísima.


La policía de Redlands usa varias apps para iPad y iPhone desarrolladas específicamente, como Field Contact, que ayuda a recopilar datos sobre el terreno, y ediciones del código penal y el código de circulación de California con función de búsqueda.

Pero muchas de las apps más usadas por el departamento no son herramientas policiales especializadas, señala Bueermann. «A veces las mismas aplicaciones usadas por las empresas o por el resto de la sociedad también son útiles para lo que hacemos nosotros.»

Por ejemplo, Bueermann y su equipo usan Keynote para hacer presentaciones profesionales con el iPad, y Office2 HD en el iPad para crear y editar documentos de Word y Excel de Microsoft. «Como el iPad es lo bastante grande como para teclear informes, esta app resulta muy útil», afirma Catren. «En vez de volver a la comisaría, los agentes pueden hacer estas tareas directamente en las zonas conflictivas, donde se cometen más crímenes. De este modo pasan más tiempo en las calles, con la gente.»


La implantación del iPhone y del iPad en el Departamento de Policía de Redlands ha sido «absolutamente impecable», dice Bueermann. «No ha habido el menor problema ni preocupación alguna sobre la seguridad de nuestros datos y cómo accedemos a ellos.»

«Además, como estos dispositivos son tan fáciles de usar, no ha hecho falta formar a nadie», dice Catren. Cuando entregamos los iPhone y los iPad a los agentes, ninguno dice que no sabe usarlos. Son muy intuitivos, gracias a su pantalla Multi‑Touch y a la posibilidad de acercar y alejar la vista. El iPad simplemente funciona bien. Y el iPhone exactamente igual. Es lo que se espera de cualquier dispositivo.»

Con el iPhone, el iPad y las infinitas apps disponibles para hacer casi cualquier cosa, los agentes de policía de Redlands están mejor equipados para recopilar y descifrar datos sobre el terreno, comunicar información importante e identificar patrones para proteger la ciudad.

«El iPad y el iPhone son las dos tecnologías más rentables en las que podemos invertir para hacer nuestro trabajo», señala Bueermann. «Tener un iPad significa que puedo hacer mejor mi trabajo. Sin duda mejoro como jefe de policía, y soy más creativo a la hora de pensar en cómo debemos servir a esta ciudad. Les diría a otros jefes de policía que ignorar esto es ridículo.»
«No me imagino viniendo a trabajar sin mi iPhone. Siempre lo llevo encima. Siempre a mano. Y estoy siempre al tanto de lo que pasa.»
Teniente Chris Catren, Departamento de Policía de Redlands

No hay comentarios: